Maternidad consciente


Con: Dr. Germán Raigosa, médico de la Universidad de Antioquia, ginecólogo de la Universidad CES y profesor de posgrado de ginecología de la Universidad de Antioquia y la Universidad CES. Es uno de los precursores de las Técnicas de Reproducción Asistida en Colombia; hizo parte del primer nacimiento por fertilización in vitro de Medellín, en 1990.



“Al principio se debatía mucho si era ético realizarle una Técnica de Reproducción Asistida (TRA) a una mujer que quería tener hijos sola, pues se creía que los niños y niñas de familias monoparentales tenían problemas para adaptarse a la sociedad”, cuenta el doctor Germán Raigosa*, médico y ginecólogo de la Universidad de Antioquia con más de 20 años de experiencia con técnicas de reproducción asistida.

Desde los años noventa, el Dr. Raigosa se ha enfrentado a miedos, tabúes y mitos sobre las TRA, pero también ha visto cómo han cambiado las percepciones sobre estas técnicas. Uno de los grandes cambios es que ya no hay cabida a ningún tipo de debate -por lo menos en el sector médico- sobre si una mujer debe tener hijos sin una pareja. “Gracias a los estudios de Susan Golombok y de otros académicos enfocados en la crianza bajo diferentes modelos de familia, se comprobó que los hijos de mujeres solteras que deseaban mucho su maternidad -conscientes de que serían una familia monoparental- tenían exactamente las mismas condiciones de adaptación que otros niños de familias con padre y madre”, asegura.

En los últimos años, muchas mujeres han visitado consultorios médicos con la intención de convertirse en madres sin una pareja (el número de solteras que se realizaron inseminación in vitro aumentó 35% de 2014 a 2018), otras han decidido congelar sus óvulos y esperar al hombre o a la mujer de sus sueños, y otras han decidido tener hijos juntas, con una donación de esperma. En todo caso, la maternidad consciente y la construcción deseada de otros modelos de familia resultan cada vez más comunes, y las TRA han significado una oportunidad para quienes buscan este camino.

Plan M habló con el doctor Raigosa, sobre la maternidad consciente, los hogares homoparentales y monoparentales y las posibilidades que ahora tienen las mujeres y los hombres para conformar una familia.

Plan M: aunque las mujeres tienen derecho a convertirse en madres cuando lo deseen, todavía existen presiones de sectores conservadores para que las mujeres no tengan hijos solas. ¿En su experiencia qué lleva a las mujeres sin una relación sentimental a realizarse alguna TRA?

Germán Raigosa (GR): Para muchas mujeres el reloj biológico es un tema clave, porque no perdona. Las mujeres tienen un número limitado de óvulos al nacer y con el paso del tiempo esta reserva se reduce. A los 35 años, por ejemplo, la probabilidad de embarazo es más baja; y a los 40 es mucho más difícil quedar embarazada. Como ahora las mujeres tienen la posibilidad de estudiar, trabajar y viajar, y como tienen otras prioridades además de conformar una familia o tener hijos, muchas llegan a los 35 o 40 años y no han sido madres ni tienen una pareja estable. Hemos atendido a muchas mujeres que se dieron cuenta de que el hombre ideal no existe, pero que están seguras de querer tener hijos.

Plan M: ¿Qué opciones tienen estas mujeres?

GR: Las opciones dependen de lo que ellas esperen. Hay mujeres que están seguras de tener hijos sin una pareja y de educarlos en un hogar monoparental, pero hay otras que esperan encontrar una pareja en el futuro. Para el primer caso funciona utilizar esperma donado. Se escogen las características disponibles (estatura, peso, tipo de sangre, etnia y nivel de escolaridad) del donante y se realiza una inseminación artificial, es decir que la muestra de semen se coloca en el útero para que fecunde a un óvulo y pueda iniciar un embarazo.

Para algunas parejas del mismo sexo también es una técnica apropiada. También han llegado parejas que quieren compartir la maternidad, así que una “pone” el óvulo y la otra “carga” el embarazo. En este caso hacemos fertilización in vitro, es decir que el óvulo se fecunda en el laboratorio con semen de un donante y esa célula se introduce en el útero de la segunda mujer. Muchas parejas toman esta decisión, pues lo ven en todo sentido como un proyecto compartido.

En el segundo caso, de una mujer que aún no está lista, pero sabe que el reloj biológico avanza, una buena opción es la congelación de óvulos, con la que pueden detener el reloj biológico. Con el proceso de vitrificación podemos mantener los óvulos por muchos años y cuando las mujeres ya estén listas para usarlos, así estén solas o acompañadas, pueden tener un embarazo con óvulos de la misma calidad que cuando los congelaron. La recomendación en este caso es que no esperen tanto, si es antes de los 35 años, mucho mejor.

Plan M: ¿Las mujeres que quieren tener hijos sin una pareja tienen que cumplir con alguna condición específica para realizarse un tratamiento?

GR: Lo fundamental es que las mujeres estén bien física y sicológicamente. Todas pasan por una revisión médica y varios exámenes, así como por atención sicológica. Nosotros reconocemos la responsabilidad que tenemos cuando buscamos un embarazo, así que nos aseguramos de que quienes inician un tratamiento tengan un conocimiento pleno sobre el proceso y hayan revisado riesgos y retos que pueden enfrentar, más allá de si el hogar será monoparental.

Plan M: ¿Qué le recomienda a las mujeres o parejas que están pensando en realizarse una Técnica de Reproducción Asistida?

GR: En tiempos de pandemia es importante que estén atentos a las recomendaciones de las sociedades de reproducción y fertilidad, pues todavía no tenemos suficiente información para determinar el efecto de Covid-19 en el embarazo. Sin embargo, más allá de este contexto, estar atentas a la edad es una recomendación clave. A los 35, por ejemplo, es un buen momento para que las mujeres definan su vida reproductiva en caso de que quieran tener hijos. Si aún no quieren conformar una familia, tienen la opción de congelar sus óvulos. Las TRA permiten que las mujeres no se conviertan en madres porque tienen miedo de quedarse solas o porque el reloj biológico avanza, sino porque realmente están seguras de emprender este camino.

___________________________________________________________________________________________________________________________________

Fuentes:

University of Cambridge. Biography Professor Susan Golombok.

García, D., Vassena, R. & Rodríguez, A. (2019). Single Women and Motherhood: Right Now or Maybe Later?

Human Fertilisation and Embryology Authority (HFEA). En BBC: Why I chose to go it alone with IVF.

Lampert, N. (2019). The Unexpected Freedom That Comes With Freezing Your Eggs. New York Times.