Desmintamos mitos sobre la fecundación in vitro




La fecundación in vitro es una técnica que se realizó por primera vez en 1978, y desde esa fecha hasta hoy, la ciencia ha tenido notables avances que han perfeccionado su práctica y rigor científico para ayudar a las personas a construir sus familias.

No obstante, a pesar de ser un canal para ayudar a alcanzar un embarazo para quienes no lo han logrado de manera natural, alrededor de la práctica han surgido diferentes mitos, algunos infundados por el temor a lo desconocido, otros por falsas creencias o por atribuciones superiores a la ciencia como la manipulación genética, entre otros.

A continuación, Plan M te cuenta 5 mitos sobre la FIV. ¡Con algunos de ellos te sorprenderás!

1. Puedo elegir el sexo del bebé

La fecundación in vitro es una técnica que se ha perfeccionado en el tiempo, pero la selección de sexo todavía depende de la legislación del país; en Estados Unidos, por ejemplo, es posible. Sin embargo, este es un dilema que todavía se encuentra dentro del margen ético y legal permitido.

Para entender este proceso, es importante conocer que los genes están agrupados en los núcleos de las células en 23 pares de cromosomas (46 en total), de los que un par los cromosomas sexuales determinan el sexo del individuo (XX en caso de las mujeres y XY en los hombres). Los óvulos y los espermatozoides solo poseen la mitad de los cromosomas. De este modo, al unirse el óvulo y el espermatozoide, en el momento de la fecundación, se obtienen los 23 pares de cromosomas. El óvulo siempre tiene el cromosoma X y el espermatozoide determina el sexo, dependiendo de si tiene un cromosoma X o un Y.

A partir de estos conocimientos hay dos posibilidades para seleccionar el sexo de un bebé. La primera consiste en «enriquecer» una muestra de semen con espermatozoides que lleven más X o bien espermatozoides que lleven más Y, y después realizar una inseminación artificial con esta muestra «enriquecida». Esto se realiza mediante una técnica denominada citometría de flujo. Sus posibilidades de acierto rondan el 80-90%. Para asegurar al 100% el sexo elegido, hay que recurrir al diagnóstico preimplantacional.

El diagnóstico genético preimplantatorio (DGP), unido a las técnicas de reproducción asistida, además de analizar la presencia de alteraciones cromosómicas y genéticas en embriones, permite conocer el sexo del embrión antes de ser transferido al útero.

La selección del sexo se realiza cuando se pretende evitar la transmisión de padres a hijos de una enfermedad ligada al sexo. Es decir, de forma general podríamos decir que las enfermedades ligadas al sexo son enfermedades en las que si nace un hijo de un sexo determinado puede vivir con normalidad, pero si nace del otro sexo puede presentar una enfermedad que incluso puede llegar a ser mortal.

2. Es probable que tenga un embarazo múltiple

Si bien es una probabilidad, cada día es menor, gracias a técnicas como la transferencia de un solo embrión. Pero generalmente, durante un procedimiento de fertilización in vitro el especialista podrá introducir dos embriones con el objetivo de aumentar la posibilidad de producir un embarazo; de hecho, la estadística muestra que cuando se introducen dos óvulos fecundados y la pareja conseguir mellizos. Sin embargo, en la actualidad dados los avances en las TRA se prefiere transferir un solo embrión dado los riesgos que implica un embarazo múltiple tanto para la madre como para los bebes, empezando por un parto pretérmino o prematuro.

3. Los bebés que nacen de técnicas de reproducción asistida tienden a ser prematuros

No existe ninguna relación demostrable entre la fecundación in vitro y el hecho de que un bebé nazca prematuro, sin embargo, la edad materna avanzada puede ser un factor de riesgo para un nacimiento pretérmino o algunas condiciones preexistentes las cuales se pueden presentar en las mujeres que recurren a TRA Otras razones por las cuales un bebé puede nacer antes de tiempo incluyen un embarazo múltiple, el tabaquismo, la hipertensión, diabetes, consumo de drogas y alcohol, entre otras sustancias.

4. La fertilización in vitro es solo para mujeres con problemas de fertilidad

En efecto, a las TRA acuden con mayor frecuencia mujeres o parejas que pueden tener algún problema en su fertilidad. Aunque equivocadamente muchas personas creen que la infertilidad es responsabilidad de las mujeres, en realidad tanto hombres como mujeres pueden ser la causa.

Sin embargo, la fertilización in vitro es una alternativa para cualquier mujer que desee ser madre: mujer soltera que desea cumplir su deseo de ser madre, parejas homosexuales, mujeres en edad avanzada con óvulos congelados, entre otras. Lo importante es que la mujer pueda ser evaluada por un especialista en fertilidad y si sus condición de salud lo permita.

5. La fecundación in vitro funciona siempre

No es un método infalible y puede fallar, la proporción del éxito de las terapias de reproducción asistida depende de varios factores, pero en especial de la edad de la mujer, su reserva ovárica y la técnica utilizada. De hecho, algunas mujeres pueden requerir más de un ciclo de estimulación ovárica o procedimientos para conseguir un embarazo. Lo importante es consultar a tiempo a tu médico especialista en fertilidad e informarte.

Existen otros factores que también influyen en las tasas de éxito del embarazo, como son la técnica utilizada, la causa y tiempo de esterilidad, el origen de los gametos (propios o donantes) y si éstos son frescos o vitrificados, entre otros.

Cada tratamiento de reproducción asistida es ajustado a la mujer, estos factores con el objetivo de personalizar al máximo el Tratamiento y obtener las mayores probabilidades de embarazo.



____________________________________________________________________________________________________________________________________

Fuentes:

Reproducción asistida: ¿se puede elegir el sexo del bebé? (2018). Cuídate Plus.

Bioética y Técnicas de Reproducción Asistida. (2004). Revistas de ciencias administrativas y financieras. Vol.12 (1).

Ochoa, C. (2018). ¿Cuáles son los métodos para la selección de sexo en el bebé? Reproducción Asistida ORG.

Diagnóstico Genético Preimplantacional del Embrión. (s.f). Instituto Bernabeu.

Torrades, S. (2006). Elección del sexo del bebé. Elsevier. Vol. 25 (8).

American Society of Reproductive Medicine. (2015). Why Would I Choose to Have Elective Single-embryo Transfer (eSET)?

Organización Mundial de la Salud. (2015). ¿Qué es un niño prematuro?

Brugo-Olmedo, S., Chillik, C., Kopelman, S. (2003). Definición y causas de la infertilidad. Centro de Estudios en Ginecología y Reproducción.

Fertility Centro de Reproducción Asistida. (2019). Tasas de Éxito de los Tratamientos de Reproducción Asistida: factores clave.